Investigaciones científicas

Inseguridad ciudadana: ¿qué tan probable es que una persona con discapacidad sufra un robo en Perú?

Compartir:
Foto: Pexels
Foto: Pexels

Ante la ausencia de datos, un nuevo estudio analiza la victimización por robo de las personas con discapacidad en todo el país

En el 2023, doce de cada 100 peruanos fueron víctimas de robo de dinero, cartera o celular en nuestro territorio, según reportes del Instituto Nacional de Estadística e Informática. Asimismo, Lima se encuentra entre las 20 ciudades más peligrosas del mundo, según el ranking de Global Index.

Esta situación fue observada por investigadores de la Universidad Científica del Sur, quienes buscaron medir el nivel de victimización por robo en el Perú que sufren las personas con discapacidad, una población vulnerable que representa el 10% del total de peruanos.

“Nosotros teníamos la hipótesis de que las personas con discapacidad eran más propensas a ser atacadas por un delincuente en comparación con una persona sin discapacidad. Es decir, creíamos que un delincuente preferiría cometer un delito contra una persona con discapacidad en lugar de una persona sin discapacidad”, comenta Jhonnel Alarco, autor principal del estudio, médico e investigador asociado de la Universidad Científica del Sur.

El estudio, publicado en la Revista Española de Salud Pública, encontró que las personas, con algún tipo de discapacidad, tuvieron 24% menos probabilidad de sufrir un robo que las personas sin discapacidad. Asimismo, los investigadores identificaron que la victimización por robo de las personas con discapacidad era menor en las mujeres, en los adultos mayores y en aquellos que provenían de un estrato socioeconómico alto.

El estudio sugiere que, en el caso de los hombres, los jóvenes y los provenientes de estratos socioeconómicos bajos, la victimización por robo en la calle es semejante entre personas con o sin discapacidad. Es decir, la discapacidad ya no sería un “factor protector” frente a este delito.

Los resultados de la investigación también señalan que, las frecuencias de todos los tipos de discapacidad (física, auditiva, visual, etc.) fueron menores en las personas que sufrieron un robo, probablemente por una menor exposición frente a este hecho delictivo.

¿Cómo se realizó la investigación?

Una posible explicación radica en que las personas con discapacidad podrían no declarar que han sido víctimas de algún hecho delictivo, sobre todo si perciben alguna forma de discriminación. Existe evidencia de que la discriminación está relacionada con una probabilidad mayor de no buscar atención médica en personas adultas con discapacidad.

“Si una persona con discapacidad sufre un robo y no lo denuncia, pues no se contabiliza. En la literatura revisada se evidencia que las personas con discapacidad perciben una mayor discriminación. Esto también sucede en los establecimientos de salud, cuando las personas no acuden a atenderse por el miedo a sentirse discriminados”, explica el investigador.

Otra de las posibles explicaciones es la menor exposición a situaciones de riesgo en personas con discapacidad. Esto se debe a que las personas con discapacidad en muchos casos dependen de otras personas o requieren de un acompañamiento constante, lo que se traduce en menor interacción social fuera de su hogar o de su entorno.

Por otra parte, en el caso de las personas con discapacidad de un estrato socioeconómico alto, la menor probabilidad de victimización por robo no se relaciona con una menor exposición, sino probablemente con una mayor seguridad en la vía pública por las zonas donde transita debido una mayor vigilancia policial o de serenazgo.

¿Por qué las personas con discapacidad tienen menos probabilidad de sufrir un robo?

Una posible explicación radica en que las personas con discapacidad podrían no declarar que han sido víctimas de algún hecho delictivo, sobre todo si perciben alguna forma de discriminación. Existe evidencia de que la discriminación está relacionada con una probabilidad mayor de no buscar atención médica en personas adultas con discapacidad.

“Si una persona con discapacidad sufre un robo y no lo denuncia, pues no se contabiliza. En la literatura revisada se evidencia que las personas con discapacidad perciben una mayor discriminación. Esto también sucede en los establecimientos de salud, cuando las personas no acuden a atenderse por el miedo a sentirse discriminados”, explica el investigador.

Otra de las posibles explicaciones es la menor exposición a situaciones de riesgo en personas con discapacidad. Esto se debe a que las personas con discapacidad en muchos casos dependen de otras personas o requieren de un acompañamiento constante, lo que se traduce en menor interacción social fuera de su hogar o de su entorno.

Por otra parte, en el caso de las personas con discapacidad de un estrato socioeconómico alto, la menor probabilidad de victimización por robo no se relaciona con una menor exposición, sino probablemente con una mayor seguridad en la vía pública por las zonas donde transita debido una mayor vigilancia policial o de serenazgo.

¿Cuál es la importancia de este estudio?

De acuerdo con el autor principal, existen pocas investigaciones en la región y en el país sobre las poblaciones con discapacidad. Los estudios son importantes para tomar decisiones a nivel nacional que aseguren los derechos de las personas con discapacidad y les permitan desarrollarse en la sociedad.

Por ello, este es un primer paso para conocer más acerca de los posibles riesgos a los que se enfrentan las personas con discapacidad. Es necesario realizar análisis primarios que consideren otras variables, así como características poblacionales y geográficas.

“No sabemos cómo ocurren estos eventos en los demás grupos poblacionales. Solo hemos identificado algunos grupos, como las mujeres o adultos mayores, en los cuales las probabilidades de sufrir un robo son menores, pero se necesita más información que permita entender el porqué de esta situación”, señala Alarco.

Finalmente, el investigador resalta la importancia de mejorar los canales de atención para las personas con discapacidad, ya que la discriminación puede ser uno de los factores que influya en la decisión de realizar una denuncia por robo.

“Sería ideal tener una línea amiga en la cual una persona con discapacidad pueda comunicar que ha sido víctima de robo. De este modo, las autoridades podrían acudir rápidamente y darle el auxilio o brindar soporte a las personas, considerando que muchas de ellas no denuncian los hechos delictivos por dificultad en su desplazamiento o miedo a sentirse discriminados”, finaliza el especialista.

Jhonnel Alarco es líder de un grupo de investigación e impulsa estudios sobre temas relacionados con la discapacidad, con especial atención en el análisis de datos poblacionales, y es un activista por los derechos de las personas con discapacidad. El especialista tiene una hemiparesia izquierda, que es una condición médica caracterizada por debilidad muscular o parálisis parcial en un lado del cuerpo que puede afectar los brazos, las piernas y los músculos faciales.

En la investigación también participó María José Yllanes-Palomino, médica egresada de la Universidad Científica del Sur.

Investigadores:

Juan Jhonnel Alarco

Contacto de prensa:
+51 962 744 069
ycollave@cientifica.pe
kramirezp@cientifica.pe